Iniciativa de Decreto para declarar “2019, año Iberoamericano de los Archivos para la Transparencia y la Memoria”

Dip. Susana Rodríguez Márquez,

Presidenta de la Mesa Directiva de la

LXIII Legislatura del Estado de Zacatecas.

Presente.

El que suscribe, Diputado Héctor Adrián Menchaca Medrano, integrante de la Sexagésima Tercera Legislatura del Estado de Zacatecas, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 60, fracción I, de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Zacatecas; 45, 46, fracción I, y 48 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado de Zacatecas; y 95, fracción I, 97 y 98 del Reglamento General del Poder Legislativo del Estado de Zacatecas, presento ante esta Honorable Asamblea la siguiente, la presente Iniciativa de Decreto, al tenor de la siguiente:

Exposición de motivos.

“Los archivos van unidos a la historia del hombre. La entrada de éste en la Historia está vinculada a la aparición del primer testimonio escrito y a partir de este momento los archivos van a tener un puesto en el acontecer humano. Los archivos nacen como una necesidad de la vida pública y privada: son la memoria de una y otra. Nacen como una conveniencia de hacer durables las acciones realizadas, públicas y económicas”.[1]

        Los primeros archivos de los cuales se tienen registro, tuvieron su origen en Egipto y Mesopotamia, y tenían por objeto llevar la contabilidad de las cosechas. Los primeros archivos de la era antigua estaban en manos de los escribientes o sacerdotes. Los griegos, por su parte, crearon la figura de archeion, donde conservaban las actas públicas, es decir, se guardaba documentación de carácter civil. Por su parte, el archivo Romano se constituye como una gran institución, muestra de ello es la información que ahora tenemos de esta civilización. Entre los siglos VIII y XII, los archivos tuvieron un papel central porque fungieron como herramientas para defender derechos. Con la aparición del papel se incrementó la producción y conservación de documentos y, con ello, la proliferación de los archivos institucionales y personales.

        Como se puede observar, los archivos son el testimonio de las civilizaciones, del conocimiento y del actuar de la humanidad. En los documentos podemos observar los rasgos de nuestra evolución y debemos dejar claro que todo el pasado que conocemos hasta ahora es gracias a los archivos que nos dejaron quienes nos antecedieron. Alain Hus, narra cómo gracias al descubrimiento casual de un campesino en 1828, quien mientras trabajaba su tierra encontró unas tumbas Etruscas, se pudo conocer la existencia de esta civilización. Algunos biógrafos de las vidas de los Césares, narran que sólo conocemos el actuar de estos hombres porque dejaron testimonio de su paso por el mundo. La interrogante que todos los investigadores se preguntan es: ¿Cuánto de la historia de la humanidad se desconoce porque no se tuvo la precaución de conservar nuestros archivos?

        En México y en América Latina, tenemos una gran tradición archivista, heredada de nuestra herencia Ibérica. Debemos recordar que después de que Alfonso X, “El Sabio”, se dio a la tarea de compilar y recuperar la tradición legislativa, literaria y cultural de sus reinos, inició un proceso de organización y conservación de los documentos jurídicos y literarios de lo que posteriormente sería denominado España.

        En América Latina, continuó esta tradición de registro, organización y conservación de la documentación de las instituciones. Por ello, podemos presumir que nuestros archivos están integrados por verdaderas joyas históricas que dan cuenta de nuestra historia, así como de la evolución de nuestro pensamiento e instituciones.

Sin embargo, en las últimas décadas se ha olvidado el valor e importancia que los archivos poseen, no sólo para el pasado sino también para el presente y futuro de una sociedad. Para Antonia Heredia, el archivo es “uno o más conjuntos de documentos, sea cual sea su fecha, su forma y soporte material, acumulados en un proceso natural por una persona o institución pública o privada en el transcurso de su gestión, conservados, respetando aquel orden, para servir como testimonio e información para la persona o institución que los produce, para los ciudadanos o para servir de fuentes de historia”.

        Como se puede observar un archivo es más que un conjunto de papeles, es la instancia encargada de organizar y conservar el testimonio de una institución así como de registrar los procedimientos administrativos de una sociedad. En el presente, un archivo es la huella testimonial del actuar de la administración y es la mejor herramienta para combatir la corrupción; un mal que nos aqueja constantemente.

        Los archivos son las áreas encargadas de resguardar la documentación que generan las instituciones públicas. Debemos entender que la administración está íntimamente vinculada a los documentos y hablar de documentos es hablar de archivos.

        En nuestro país, se han emprendido una serie de políticas públicas y legislaciones a fin de erradicar la corrupción. El Sistema Nacional Anticorrupción y los Sistemas de Transparencia, son una prueba de ello. Sin embargo, estos esfuerzos parecen endebles sin la correcta organización de los archivos, pues éstos son la columna vertebral de dichos sistemas, de ahí la importancia de la publicación de la Ley General de Archivos, como mecanismo para organizar y transparentar la información que generan los sujetos obligados.

        Nuestro Estado es pionero en esta materia: fuimos la primera entidad en homogeneizar nuestra legislación con la Ley General de Archivos, ahora nuestro compromiso es impulsar los proyectos y las políticas públicas que nos permitan rescatar y promover la cultura archivista que nos heredaron nuestros antepasados.

        El rescate de nuestra historia no es una política aislada. Uno de los grandes méritos del actual gobierno de la República, es la creación de la Coordinación Nacional de la Memoria Histórica y Cultural de México, que tiene por objeto recuperar y conservar archivos y hemerotecas, así como preservar y difundir materiales relativos a la historia nacional. Por ello, es fundamental que desde ahora iniciemos los trabajos, a fin de recatar el patrimonio documental de nuestra entidad.

        Es importante señalar que en la XIX Conferencia Iberoamericana de Ministros de Cultura, que se celebró en La Antigua Guatemala los días 3 y 4 de mayo de 2018, donde participaron los funcionarios en materia de cultura de los países iberoamericanos, se acordó reforzar el compromiso para promover un espacio de diálogo y fomentar la importancia que las políticas culturales tienen en los países que integran esta Conferencia. Además se estableció que la dimensión cultural constituye un eje transversal que recorre el sistema social, ambiental y económico que precisa insertarse en las políticas públicas para elevar y mejorar la calidad de vida de los habitantes de la región.

        Uno de los resultados de esta Conferencia fue el acuerdo de nombrar el 2019 como Año Iberoamericano de los Archivos para la Transparencia y la Memoria, así como mandatar a la SEGIB (Secretaria General Iberoamericana) y a los Programas de Cooperación especializados en la materia, a que instrumenten un plan de actividades en torno a la designación.

        Considero que es fundamental reconocer la importancia de los archivos y que nuestra entidad tome un papel central en los trabajos para la conservación y difusión de nuestro patrimonio documental.

Por ello, la presente iniciativa de decreto propone que este año sea nombrado: “2019, Año Iberoamericano de los Archivos para la Transparencia y la Memoria”, como un mecanismo para fomentar en los diferentes órganos de gobierno, políticas públicas que busquen el correcto manejo y preservación de nuestro patrimonio documental. Y que los poderes Legislativos, Ejecutivo y Judicial, así como en los Ayuntamientos del Estado de Zacatecas, incluyan en la papelería oficial, durante el año 2019, la leyenda “2019, año Iberoamericano de los Archivos para la Transparencia y la Memoria”.

        Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a la consideración del Pleno el siguiente

Decreto

La LXIII Legislatura del Estado de Zacatecas decreta:

Artículo Primero. Se declara el “2019, año Iberoamericano de los Archivos para la Transparencia y la Memoria”.

Artículo Segundo. Los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, así como en los Ayuntamientos del Estado de Zacatecas, deberán incluir en la papelería oficial durante el año en curso, la leyenda: “2019, año Iberoamericano de los Archivos para la Transparencia y la Memoria”.

Dip. Héctor Adrián Menchaca Medrano

Zacatecas, Zac., 19 de febrero de 2019


[1] Heredia Herrera, Antonia. Archivistíca General. Teoría y Práctica, Amazon, España, p. 105